SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 11 de enero del 2019.- Este jueves 10 de diciembre, Quadratín San Luis Potosí hizo un recorrido sobre la carretera 57, en el tramo de Santa María del Río-Santo Domingo, en el que, en dos puntos – el entronque a Tierra Nueva y en Santo Domingo, en los límites entre SLP y Guanajuato- se pudo apreciar la presencia de sujetos que están listos para realizar las transacciones de huachicol.

Se pudo observar, que a los conductores de las diversas unidades que transitan por esa rúa se les ofrece un servicio similar al que se brinda en una gasolinera, es decir, les limpian parabrisas, se arreglan llantas, se lavan los vehículos con compresores, etcétera, asimismo guardan distancia con desconocidos para evitar ser captados en flagrancia.

Destaca que, durante este trayecto, solamente se pudo observar una patrulla de la Policía Federal, esto, a escasos metros del puente de Fracción Sánchez, que permaneció varada alrededor de 40 minutos, poco después partió hacia el rumbo de Santa María del Rio.

Asimismo, vecinos de los municipios de Aquismón, Coxcatlán y Tampamolón Corona, en la zona huasteca, afirmaron que también existe esta práctica.

En el caso de Aquismón, el hidrocarburo es vendido en una casa ubicada en la zona centro, en la salida que dirige al balneario de Tambaque, cuyo costo del combustible se redondea, es decir, la magna, que legalmente tiene un precio de 18 pesos con 81 centavos, su costo en este lugar llega a los 20 pesos.

Según compradores, el sitio carece de equipo de seguridad en caso de una contingencia, asimismo, no tiene los permisos necesarios para fungir como una gasolineraestablecida.

Otro de los municipios donde por más de 50 años ha prevalecido la venta de combustible, es en Coxcatlán, donde se localizan dos puntos de venta, el primero, en la zona centro, en una casa de huéspedes se expende gasolina; el segundo punto se encuentra ubicado frente al Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS) número 87, ambos lugares han operado sin que las autoridades hagan algo al respecto, donde incluso los gobiernos municipales se surten del combustible que pone en riesgo a la ciudadanía al almacenarse en grandes cantidades, cuyo costo en ambos lugares es de un peso más barata del costo oficial.

Finalmente, es en Tampamolón Corona, donde descaradamente se encuentra un punto de venta en la entrada al municipio, justo frente a la caseta donde se ubica la base local de la Policía Ministerial, práctica que desde hace años se desarrolla sin tener ninguna consecuencia legal para los vendedores informales, comúnmente llamados, huachicoleros.