SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 16 de agosto de 2019.- El Banco de Alimentos de San Luis Potosí, ubicadas en la calle Otomíes No. 148, Fraccionamiento Industrial San Luis, inaugurado por la otrora secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, actualmente presa por presuntos desvíos en la llamada Estafa Maestra, ya no recibe apoyo del Gobierno Federal.

Juan Carlos Rodríguez, director general del Banco de Alimentos de San Luis Potosí A.C. (BAALI), indicó que la situación económica actual de México se ve reflejada en todos los ámbitos, por lo que muchas empresas, al observar la falta de crecimiento que se vive, han dejado de donar como antes lo hacían e inclusive algunas lo han dejado de hacer.

Los apoyos por parte del Gobierno Federal también dejaron de estar presentes en BAALI, debido a los cambios en las convocatorias en las que solían participar como el Programa de Coinversión Social y el Programa de Empleo Temporal.

Aunque impactó en un inició dejar de recibir los apoyos federales, Rodríguez comentó que afortunadamente no dependían de este tipo de recursos a comparación de otras instituciones, ya que en el caso de BAALI, el dinero designado representaba un 9% del total, el cual ya está cubierto debido a la intervención de instancias privadas e internacionales.

El BAALI participa en la Global FoodBanking Network (GFN) para conseguir una camioneta de tres toneladas con equipo de refrigeración.

Por otra parte, Rodríguez comentó que se encuentran dentro del padrón de Organizaciones de la Sociedad Civil que recibe apoyos por parte del gobierno estatal y cuentan con una alianza estratégica con el Ayuntamiento capitalino para atender colonias, mediante capacitaciones y talleres, además de la suplementación alimenticia.

También han encontrado opciones de rescate alimentario en el campo, principalmente, para seguir en funcionamiento. Aunque ocurre desde años atrás, se ha hecho mayor énfasis este 2019.

Por el momento, comentó que terminaron el mes de julio con la atención a 63 mil personas en el área urbana y suburbana de la ciudad, así como en los 21 municipios que se atienden en el estado; el mayor porcentaje se encuentra concentrado en la capital, con 40 mil personas.

Lo que más necesitan en BAALI son alimentos básicos, ya que normalmente, no son donados de la manera tradicional, por lo que tienen que ser comprados para ser incluidos en las despensas.

La organización tiene el reto de llegar a finales de agosto a un promedio de 600 despensas entregadas diariamente; para cumplirlo, necesitan alrededor de 350 toneladas de alimentos, las que han visto superadas hasta el momento con 450 a 500 toneladas.

Sin embargo, indicó que cuenta con una lista de espera de seis mil personas, por lo que primero tienen que generar las condiciones necesarias (tener alimento suficiente) para poder darles atención, es decir, reunir 30 toneladas más.

El BAALI atiende a toda la población en general, pero hace énfasis en la población vulnerable como madres solteras y viudas, personas con discapacidad y de la tercera edad, así como familias con niños, ya que no cuentan con el acceso para una buena alimentación.