MATEHUALA, SLP., 23 de junio de 2019.- Los últimos 13 años se ha observado un combate frontal hacia todo lo que tiene que ver con el tráfico de drogas, pero no así a la atención en términos de prevención y tratamiento, lo cual es preocupante, consideró Tania Ramírez Hernández,  directora de Política de Drogas del Programa México Unido Contra la Delincuencia.

Expresó que las autoridades mexicanas utilizan un mecanismo para recriminalizar o criminalizar a personas que usan drogas y existen experiencias donde se generan buenas y malas prácticas.

Señaló que en cuanto tanto a las tareas relacionadas con la aplicación de la ley para los grandes grupos criminales, el gobierno destinó un presupuesto enorme, sin embargo las tareas de prevención fueron descuidadas, destacando la provisión de tratamientos.

Aseguró que afortunadamente México no tiene los niveles de personas con dependencia a las drogas que registra Estados Unidos, donde a diario mueren muchas personas por problemas relacionados el consumo de drogas.

“Claro que se tienen problemas ubicados por áreas, pero por ello debería ser más fácil brindar tratamiento a quien lo necesita, lamentablemente no se hace, las clínicas o centros que opera el gobierno, son insuficientes, no se dan abasto y gran parte de esa demanda la atiende subsidiariamente algunos entes privados o religiosos y son muy costosos”, explicó.

Argumentó que el gobierno mexicano en el afán de combatir las drogas en general ha perdido las particularidades de los casos, eso quiere decir que al querer atacar todo de la misma manera, pierde en algunas partes de la República y las campañas tipo “di no a las drogas” no le llega a nadie.

Cuestionada sobre la legalización de los estupefacientes opinó que la prohibición no ayuda en nada y sobre la legalización o regularización de algunas, parece que el marco donde se está operando actualmente no ha contribuido, debido a que el consumo ha crecido y la dependencia ha crecido.

Al concluir Ramírez Hernández refirió que el combate al consumo de drogas es más de voluntad política que de inversión económica, por tal motivo las autoridades deberían de aplicarse, existe esperanza que el nuevo gobierno pueda dar buenos resultados.