CIUDAD DE MÉXICO, 25 de marzo de 2020.- Hace casi cuatro años, en julio de 2016 y cuando celebraba su centenario, don Ignacio Trelles rodó el balón para Quadratín México en una entrevista donde desmenuzó al hombre de futbol de toda la vida, quien ahora ya viaja en la Máquina al paraíso.

Es una leyenda viviente. Referente del balompié nacional. Recordado por sus excentricidades dentro de las canchas de futbol, por sus polémicas declaraciones. Hombre de futbol de toda la vida. Conocido por los comentaristas de la época como ‘el hombre de la cachucha’.

A cien años de su nacimiento –31 de julio de 1916–, Ignacio Trelles Campos dice ser un hombre que vivió todo “y lo hice, sin exagerar, de una buena manera”. Y al referirse a la profesión que todo le dio, asegura que “el futbol no tiene palabra de honor”.

Nacho Trelles, como es conocido en el ámbito futbolístico, accede a hablar con Quadratín México. La entrevista es vía telefónica. Él está en su casa de Cuernavaca. Responde su hija Maru, quien después de contestar pasa el auricular a su padre.

Don Nacho, amable desde el inicio de la charla, recordó su primer contacto con el futbol cuando, a la edad de diez años, viajó en ferrocarril con su padre desde Guadalajara a la Ciudad México donde quedó maravillado por los niños que jugaban en la calle con una pelota.

Quién diría que ese niño que veía cómo los jóvenes de su colonia perseguían una pelota iba a cambiar el panorama del balompié mexicano para siempre.

Lee la nota completa en Quadratín CDMX