SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 22 de octubre de 2019.- El mando municipal Édgar Oswaldo Jiménez Arcadia reveló que el ambiente se caldeó en el estadio Alfonso Lastras por la agresión de aficionados del equipo Querétaro contra una niña gradas abajo, pero en vez de desalojarlos, determinaron encapsularlos. Luego vino todo lo demás.

“El comisario –que inclusive aparece en fotos rescatando a un individuo muy golpeado en las tribunas- relató que durante el primer tiempo, se registró un connato donde se lanza un objeto que lesiona a una menor de edad, y a partir de ese hecho se tomó la decisión de hacer un movimiento con la parte de la tribuna que se encontraba abajo para lograr calmar los ánimos; además se prohibió la venta de cerveza a la porra visitante”, cita el comunicado oficial de la rueda de prensa efectuada este lunes en las instalaciones del estadio Alfonso Lastras Ramírez.

“Jiménez Arcadia expuso que cuando sobrevino la agresión, se encapsuló a la gente de Querétaro y la Policía Municipal dividió el espacio que existía en las tribunas para que los aficionados de ambos equipos no se confrontaran de manera personal”, señala la información.

La decisión de no sacar a la porra del Querétaro en ese momento, obedeció a una estrategia de control, según dijo.

“Se contienen en el momento de la tribuna, hasta hacer que retroceda la gente de San Luis que en ese momento agredía lanzando objetos”, recordó.

El director municipal explicó que luego evacuaron a todas las personas del Querétaro hacia los autobuses, donde se registró otro enfrentamiento atendido por agentes estatales y municipales. Enseguida se realizó el abanderamiento y escolta de todos los vehículos del equipo de Querétaro.

Jiménez Arcadia consideró –según el boletín emitido- que se siguieron respetando los protocolos, “todo el tiempo se está monitoreando, moviendo al personal conforme el partido va pasando y se van dando los connatos desde el primer tiempo”.

Refirió que desde el primer tiempo se realizaron acciones para atender los connatos al interior del estadio e incluso varias personas fueron desalojadas previamente.

El saldo para la DGSPM fue de tres oficiales lesionados sin gravedad, tres unidades dañadas en el medallón y cinco personas detenidas por faltas administrativas.