SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 13 de agosto de 2019.- Por maltrato, falta de atención, revictimización y otras situaciones, las víctimas del delito interponen amparos contra la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), lamentó la activista potosina María del Rosario Torres Mata.

La también fundadora de la organización Fe y Esperanza para Víctimas del Delito Christian, busca encabezar el instituto a nivel nacional y de lograrlo, aseguró, basara su gestión en renovar el primer contacto con las personas.

«Veo una comisión con víctimas que no la ven como su casa, cómo es posible que tengan que pelear jurídicamente con el verdugo que les hizo daño y también con la comisión; no es posible, es su casa, ¿por qué tienen que buscar sus derechos por medio de un amparo, cuando hay una ley que tiene que aplicarse?», cuestionó.

La CEAV es la catedral, y tiene que haber comisiones en las entidades, sostuvo al referir que no todos los estados cuentan con una institución de este tipo.

«Las víctimas deben contar con una casa, porque la comisión al final de cuentas es la casa de las víctimas, tienen que llegar a una casa donde ellas se sientan que las van a apoyar, las van a acompañar para encontrar la verdad y la justicia», dijo la maestra Torres.

Desgraciadamente la víctima no cree en la casa de las víctimas, concluyó, al insistir que todas las instituciones son buenas, «lo que las hace malas son los funcionarios, pero yo siempre he dicho, también es corrupción desempeñar un papel para el cual no se tiene conocimiento».