SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 5 de enero de 2019.- Largas horas de espera son las que los pacientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pasan esperando ser atendidos de las distintas dolencias que los aquejan, muchas veces sin respuesta sobre sus padecimientos.

Las salas funcionan las 24 horas del día los siete días de la semana, sin embargo a pesar de ello, el problema de saturación es persistente y las filas para pasar a consulta son inagotables.

Obdulia Martínez, acudió este sábado a la sala de emergencias de la Unidad de Medicina Familia 047 y espero más de una hora para ser atendida; recostada en una de las sillas, se quejó de sentir malestares derivados del resfriado y aunque pudiera atenderse en casa, debido a que salió de su trabajo por la enfermedad, debía presentarse a urgencias.

Otra de las pacientes, Brenda Ibarra, presentaba algunos síntomas de resfriado y dolor de garganta, malestares que cabe mencionar, predominaban, agradeció que no llegara a la unidad una verdadera emergencia de algún herido de gravedad, porque sino su espera se prolongaría algunas horas más.

Por otra parte, Julia Alvarado, con sus manos se apretaba el vientre y suspiraba del dolor que la colitis generaba y compartió que desde la noche de ayer estuvo en urgencias por el mismo motivo y su espera fue de casi tres horas, este día se presentaba a recoger unos medicamentos, sin embargo le pidieron pasar de nuevo para ser revisada por otro médico.

En la sala se encontraban aproximadamente 35 pacientes, muchos acudieron acompañados de algún familiar y aunque en ocasiones hubo quienes se acercaron a pedir informes para saber cuánto tiempo más debían esperar, las respuestas del personal no eran alentadoras y se limitaban a responder a los pacientes que tuvieran calma.