SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 22 de agosto de 2019.- Para el comandante del cuerpo de Bomberos Metropolitanos, Adolfo Benavente Duque, México es un país que no reconoce la necesaria y útil labor de un bombero, al grado que hoy Día del bombero, no se conmemora con un evento protocolario por parte de las autoridades gubernamentales, tales como las ceremonias por el Día del Soldado o del Policía.

Relató que fue un 23 de septiembre de 1955 cuando bomberos de distintas corporaciones del país se reunieron en el estado de Querétaro, para señalar un día de celebración nacional a esta labor y se optó por un 22 de agosto, para recordar aquella misma fecha pero de 1843, cuando creado el primer cuerpo de bomberos de México, en el puerto de Veracruz.

Indicó que este día será uno más, pero aquellos que están agradecidos, los amigos cercanos y familiares reconocerán su desempeño que realizan durante todo el año en cada emergencia que atienden, en el caso de la corporación de la que está a cargo festejarán este sábado, “porque la finalidad es que la familia de cada uno de los bomberos esté presente”.

Señaló que en algunas otras partes del país habrá corporaciones que sí dependen de la autoridad, de manera simbólica y modesta se les reconocerá, por ejemplo en Guanajuato inaugurarán una estación, en San Juan del Río, Querétaro darán 40 equipos de protección personal, entre otras cosas.

El comandante Benavente llegó a su cargo por venir de una familia de bomberos: sus tíos Antonio, Enrique, Alfonso y su padre Víctor Benavente Zarzosa fueron de los fundadores de la corporación en 1952; él inició como bombero voluntario en 1968 y desde hace más de 50 años ha permanecido en la corporación.

EPISODIOS QUE MARCARON AL COMANDANTE

Entre 1972 y 1973, Adolfo Benavente acudió al rescate de unos mineros que quedaron atrapados en la mina a consecuencia de una inundación, esto en el municipio de Venado. Platicó que rescataron los nueve cuerpos de las personas fallecidas, pero faltaba un cuerpo más, cuando daban por concluido su trabajo se percataron que faltaba uno.

“Afuera hacía mucho frío, tres mineros y yo nos metimos a la mina; después de platicar un rato escuchamos un chistido, volteamos y nada, hasta que uno de los mineros se percató del cuerpo que nos faltaba, se encontraba en una cuenca”.

Una acción positiva para el comandante, que recuerda con sentimiento, fue cuando una niña atoró un dedo en una camioneta, llegó un bombero y la cargó para tranquilizarla, después de horas de labor y cuando finalmente la retiraron «el primer acto de la niña fue darse la vuelta y abrazar al bombero y decirle gracias, esos actos se quedan”.

Actualmente solo existen en San Luis Potosí 12 corporaciones del cuerpo de bomberos, en la ciudad nació en 1949 luego de que un incendio registrado en la ciudad arrasó con seres humanos. Debido a las pérdidas trabajaron en coordinación con la iniciativa privada y los fundadores para gestionar recursos logrando recaudar 81 mil pesos para adquirir un camión, el cual se mandó fabricar, adecuar como unidad de bomberos y fue entregado hasta 1951.

El comandante ve difícil lograr incorporar en el Gobierno del Estado como una dependencia la corporación de cuerpos de bomberos, pues resultaría más costoso, con un desembolso superior a los 200 millones de pesos.