SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 14 de marzo de 2019.- Tres policías estatales fueron detenidos por elementos de la Policía Ministerial, que les cumplimentaron una orden de aprehensión por el delito de secuestro exprés.

Los elementos comisionados a la Unidad de Atención a la Violencia de Género, dos hombres y una mujer identificados como Janet N, Alan N y Jonathan N, fueron detenidos después del mediodía en las instalaciones del edificio de la Dirección General de Seguridad Pública del Estado, luego de que un ciudadano los denunciara por secuestro en su modalidad extorsivo.

Los policías le aclararon a la víctima que habían dado una vuelta prohibida y que la multa sería de 100 mil pesos aproximadamente, mientras que el vehículo sería llevado al corralón, donde mínimo iban a pagar 45 mil pesos, pero si querían evitarse esos gastos, ellos no procederían si les entregaban aproximadamente 10 mil pesos.

El afectado les dijo que no traía efectivo, pero que en su casa tenía dinero, por lo que fue subido a la patrulla y en el trayecto, supuestamente lo golpearon y le dieron descargas eléctricas, teniéndolo cuatro horas privado de su libertad y exigiéndole el dinero acordado.

Después lo llevaron a un cajero ubicado en la avenida Morales Saucito en una tienda de conveniencia para que retira el efectivo, donde la víctima aprovechó para pedirle auxilio a una empleada, solicitándole que llamara a su padre y le dijera que los policías lo tenían secuestrado.

Fue de esta forma como su papá solicitó el apoyo a un grupo de personas para emprender su búsqueda, los cuales lograron auxiliar y rescatar a la víctima, acudiendo posteriormente a denunciar los hechos a al Ministerio Público de la FGESLP.

La carpeta de investigación la trabajó la Fiscalía en materia de Derechos Humanos, quienes aportaron datos de prueba que la Policía Investigadora recabó, por lo que con esos elementos, se solicitó al Juez de Control el mandamiento judicial en contra de la y los policías estatales por su probable participación en el delito de secuestro exprés agravado.

Una vez cumplimentada la orden de aprehensión estas personas fueron trasladadas al centro de reinserción social de La Pila, en donde quedaron a disposición de la autoridad judicial que los requería, comenzando de esa forma su proceso penal respectivo.