CIUDAD VALLES, SLP, 12 de diciembre del 2018.- Procedentes del Cerro del Tepeyac donde la Virgen de Guadalupe se apareció el 12 de diciembre de 1531 -hace 487 años- a San Juan Diego, llegaron dos piedras certificadas a la Diócesis de Ciudad Valles para ser mostradas a los fieles en el altar.

“Le saludo con especial afecto desde la Basílica de Guadalupe, Corazón Mariano de México y el mundo. Atendiendo a su solicitud, que a petición del presbítero José Humberto Juárez Villeda nos ha hecho llegar, le envío dos rocas fundacionales traídas desde el Cerro del Tepeyac, para el nuevo altar de la Catedral de la Diócesis de Ciudad Valles, a su muy digno cargo”, escribió el rector del Santuario, monseñor Enrique Glennie Graue al obispo Roberto Octavio Balmori Cinta.

Balmori dijo que la llegada de estas reliquias marianas tienen un alto significado para la Iglesia católica de la huasteca, debido a que es la primera vez que puede tenerse un objeto tangible iluminado por la Virgen María.

Explicó que en la diócesis hay cinco parroquias e infinidad de capillas llamadas como la Virgen Morena, la última de ellas en construcción en el municipio de Tamazunchale, que significa “Lugar de la Reina” en lengua huasteca.

Para este miércoles, hay misas programadas desde las 7 de la mañana, primeras comuniones de niños y adultos y se espera la llegada de la Antorcha Guadalupana, la peregrinación general del Seminario Diocesano y la renovación de promesas de los ministros extraordinarios de la comunión.