SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 10 de julio de 2019.- Preocupada por lo que en un futuro podría ser la privatización del Centro Estatal de Cultura y Recreación Tangamanga I (Cecurt) Profesor Carlos Jonguitud Barrios, una empleada del área administrativa del parque denunció presuntos desvíos de recursos que tuvieron lugar desde la gestión del ex director administrativo, Marco Sergio Arévalo Núñez, no aclarados en la actual del interino Enrique Alfonso Obregón, con tres meses en el cargo.

Sofía Espinosa, quien se desempeña desde hace 28 años como auxiliar administrativa del parque, detalló para Quadratín San Luis Potosí que Arévalo Núñez fue despedido a finales de marzo de este año porque las autoridades del Gobierno del Estado fueron presionadas al destaparse varias irregularidades financieras. Lo corrieron, pero no dieron a conocer que fue por presuntos desvíos de recursos, dijo.

El testimonio de la trabajadora señala que el actual director general de los Parques Tangamanga, Antonio Esper Bujaidar, ha consentido que sus subordinados hagan y deshagan las operaciones de los recursos humanos y financieros del centro recreativo.

Una de las principales irregularidades, fue la aportación económica que realizó el parque para la realización de un concierto del grupo de pop Magneto, en el evento denominado Ballon Fest 2018, organizado por Jesús Navarro, de la empresa Canel’s.

Con documentos, facturas y capturas de pantalla de conversaciones con el exdirector del parque, Sofía Espinosa informó que se depositaron 100 mil pesos para la contratación del grupo mexicano por concepto de “patrocinio” y que presuntamente ese recurso sería devuelto tras realizase el evento, lo cual dijo, jamás ocurrió oficialmente, aunque a decir de Jesús Navarro, se pagó al otrora director del espacio, Marco Arévalo, la cantidad de 85 mil pesos.

Otra anomalía que no se ha explicado es la adquisición de la pantera negra Akala, para la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) del Cecurt, toda vez que la administración del parque reportó que este felino fue donado, pero el 13 de diciembre de 2018, Arévalo emitió un cheque por 78 mil pesos para el vendedor, Néstor Javier López Rivera.

La explicación del ex director administrativo Arévalo Núñez, dijo la empleada, fue que ese dinero también sería repuesto por la empresa Canel’s, con quien habían hecho antes diversos movimientos financieros. Sin embargo, ese dinero tampoco se repuso a las arcas del parque.

La denunciante mostró un depósito por 40 mil pesos que hizo Marco Arévalo a la cuenta del Cecurt, poco antes de ser despedido, presuntamente, para justificar que en efecto, se había entregado parte de ese dinero, a casi un año de haber realizado los sospechosos movimientos financieros.

La denunciante asegura que al igual que las anomalías del Ballon Fest 2018, por dinero que no ingresó al parque, hay muchas irregularidades respecto a eventos que de manera increíble, no dejaron ganancias para el Cecurt, incluyendo el Camping de Verano 2018.

Sofía Espinosa sostiene que si en este momento se efectúa una auditoría al parque, la administración del Cecurt no tendría forma de negar que esos recursos jamás ingresaron.

ESPACIOS GRATUITOS AHORA SE COBRAN

Uno de los cambios que concretó la administración del Parque Tangamanga en su proyecto de ingresos 2019, que fue avalado por la Secretaría de Finanzas y autorizado por el Congreso del Estado para el ejercicio fiscal vigente, es el cobro por la colocación de mobiliario que llevan visitantes al parque para realizar festejos o actividades recreativas.

En la Ley de Ingresos del Estado 2019, se incluyó en el concepto de «Otros ingresos», el cobro por “Mobiliario en áreas verdes”, entre los que destaca el cobro por el permiso para colocar tres mesas y 30 sillas por 100 pesos; cuatro mesas y 40 sillas, 200 pesos; cinco mesas y 50 sillas (límite máximo), 300 pesos; un toldo de 3×3 o 4×3 metros, 250 pesos y un inflable, dependiendo de su tamaño, de 250 a 350 pesos.

Estos cambios, no fueron difundidos por la administración del parque, sino que prácticamente se aplican de manera sorpresiva cuando los usuarios acuden a las instalaciones del Cecurt.

Al respecto, usuarios que siempre utilizaron libremente las áreas del parque para realizar sus festejos o convivencias, señalan que ahora estos cobros representan un impacto a la economía familiar. Refieren que para mucha gente, festejar un cumpleaños en el Parque Tangamanga, siempre había sido una buena opción para realizar una fiesta económica, pero ya no.

ACOSO LABORAL EN LA ADMINISTRACIÓN

Otro aspecto de esta denuncia es que con la llegada del nuevo director administrativo interino, Enrique Alfonso Obregón, se desplazaron los puestos de trabajo de varias personas que tenían años sacando adelante las labores administrativas del Parque Tangamanga.

La quejosa Sofía Espinosa indicó que Marco Sergio Arévalo Núñez, promovió antes de ser despedido la llegada de Enrique Alfonso Obregón, quien en ese tiempo había sido recientemente despedido de la administración de los invernaderos de Santa Rita.

El director interino, a su vez, impuso la llegada de empleadas que ahora ocupan puestos clave: nombró a Patricia Juárez Segura como encargada de la Coordinación Deportiva, es decir, como responsable de cobrar la renta de áreas utilizadas para el deporte en todo el parque; también impuso la llegada de Gloria María Tapia Amezcua a la Dirección de Recursos Humanos, quien desplazó a María de la Luz Briones Reyna y, en el área de Control de Contabilidad y Presupuesto, promovió a Martha María Magdalena López para quitar su labor a la denunciante, Sofía Espinosa.

AUTORIDADES SABEN Y CALLAN

Espinosa indicó que todas estas irregularidades son del conocimiento de las autoridades estatales, entre ellas del director general de los Parques Tangamanga, Antonio Esper Bujaidar y del secretario general de Gobierno del Estado, Alejandro Leal Tovías, quien en enero de este año recibió un expediente del caso, pero jamás dio respuesta ni actuó en consecuencia.

Por su parte, el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno del Estado (SUTGE), organización a la que en su mayoría está afiliada la parte afectada y, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), se dijeron imposibilitados para intervenir en el conflicto.

EXHORTO AL GOBERNADOR Y A LOS POTOSINOS

Sofía Espinosa hizo un llamado al titular del poder Ejecutivo estatal, Juan Manuel Carreras López, a poner orden en la estructura del Cecurt, a efecto de frenar los presuntos desvíos de recursos y actos de corrupción en los que han incurrido sus subordinados.

Al mismo tiempo, pide a la ciudadanía potosina estar atenta al desarrollo de las políticas que implementa el Parque Tangamanga, pues persiste el temor de que con el tiempo, se pretenda modificar el espíritu de gratuidad que tuvo desde su creación por el Profesor Carlos Jonguitud Barrios.

Cabe recordar que el ex director administrativo, Marco Sergio Arévalo, intentó promover en febrero de este año la prohibición de la entrada a automóviles particulares al parque, que aunado a las modificaciones a la Ley de Ingresos 2019 en las que se incluyeron nuevos cobros por uso de mobiliario en las áreas verdes, puede interpretarse como la apertura del camino hacia la privatización del espacio que es patrimonio de toda la población.