SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 8 de noviembre de 2018.- El arte y creatividad de los mexicanos suelen ser más apreciado en el extranjero. Jesús Calvillo tiene 85 años y se dedica a vender pinturas de su autoría en el Jardín de San Francisco.

Durante más de medio siglo ha producido pinturas y nunca se le ha reconocido su trabajo, comentó en entrevista.

El artista mencionó que a malvivido de la pintura, a pesar de que se instala a ofrecer a la venta sus obras frente al edificio de la Secretaría de Cultura de Gobierno del Estado, lo que le ha resultado un negocio en el que en ocasiones le va bien y otras veces no, sin embargo, es algo que lo hace feliz.

Don Jesús es originario de Durango y llegó a San Luis Potosí con su familia cuando tenía apenas tres años de edad, luego de que su padre quien era rielero cambió de trabajo y aquí es donde tiene decidido seguir durante lo que le resta de su vida.

Aunque nunca asistió a una escuela de arte pinta al óleo y de realismo creativo-estético, se inspira primero al realizar apuntes y luego crea sus composiciones. Don Jesús recuerda a quienes orientaron dedicar su amor a la pintura, Primitivo Soria y Felipe Moreno, quienes le ofrecieron la base de sus conocimientos.

Las obras maestras del arte tienen a los ricos por esposos, pero a los pobres por amantes.

Jesús Calvillo nunca contrajo matrimonio, pero considera a la pintura como el auténtico amor de su vida: “cuando un hombre se dedica al arte debe buscar a una mujer que tenga una forma de pensar similar”, sostiene. A sus 85 años, dice, no ha llegado la indicada para él.