Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratín SLP

La pintura, el auténtico amor de la vida de un hombre de 85 años

Daniela Bravo/Quadratin SLP
 
| 08 de noviembre de 2018 | 7:30
 A-
 A+

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 8 de noviembre de 2018.- El arte y creatividad de los mexicanos suelen ser más apreciado en el extranjero. Jesús Calvillo tiene 85 años y se dedica a vender pinturas de su autoría en el Jardín de San Francisco.

Durante más de medio siglo ha producido pinturas y nunca se le ha reconocido su trabajo, comentó en entrevista.

El artista mencionó que a malvivido de la pintura, a pesar de que se instala a ofrecer a la venta sus obras frente al edificio de la Secretaría de Cultura de Gobierno del Estado, lo que le ha resultado un negocio en el que en ocasiones le va bien y otras veces no, sin embargo, es algo que lo hace feliz.

Don Jesús es originario de Durango y llegó a San Luis Potosí con su familia cuando tenía apenas tres años de edad, luego de que su padre quien era rielero cambió de trabajo y aquí es donde tiene decidido seguir durante lo que le resta de su vida.

Aunque nunca asistió a una escuela de arte pinta al óleo y de realismo creativo-estético, se inspira primero al realizar apuntes y luego crea sus composiciones. Don Jesús recuerda a quienes orientaron dedicar su amor a la pintura, Primitivo Soria y Felipe Moreno, quienes le ofrecieron la base de sus conocimientos.

Las obras maestras del arte tienen a los ricos por esposos, pero a los pobres por amantes.

Jesús Calvillo nunca contrajo matrimonio, pero considera a la pintura como el auténtico amor de su vida: “cuando un hombre se dedica al arte debe buscar a una mujer que tenga una forma de pensar similar”, sostiene. A sus 85 años, dice, no ha llegado la indicada para él.