SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 11 de febrero de 2019.- Luego de que el pasado viernes se colapsó parte de una estructura en la obra de construcción de uno de los nuevos brazos del distribuidor vial Benito Juárez, accidente que dejó como saldo dos personas lesionadas, el director de Obras Públicas del ayuntamiento capitalino, Marco Antonio Uribe Ávila, aseguró que nadie está exento de sufrir un percance de este tipo, producto de un descuido humano.

Mencionó que los constructores no están exentos de ese tipo de eventualidades, sin embargo, enfatizó que el accidente debe servir de enseñanza para estar en supervisión constante y responsable.

«Creo son accidentes… descuidos humanos… todos nos equivocamos: yo soy constructor no estoy exento, tampoco un médico, un abogado…ellos se equivocan, ellos no pueden reparar los daños… como constructores nos cuesta y pagamos», justificó.

En obras de infraestructura de esta magnitud, comentó, los constructores deben entregar pruebas de laboratorio de los materiales como «la calidad del acero y la resistencia concreto». El funcionario municipal, quien antes de asumir el cargo en el ayuntamiento, presidió la delegación local de la Cámara Nacional de Industria de la Construcción (CMIC).